top of page
  • un día

Como un pequeño regalo comenzó todo un emprendimiento

Por: Juan José Pachón Duque

A partir de una sola gallina empezó todo un negocio que distribuye huevos a través de algunos supermercados. El protagonista de esta historia es Rafel Rojas, un estudiante de noveno grado del Colegio Bolívar, quien además de ser un joven golfista reconocido nacionalmente por su desempeño en importantes torneos, tiene una historia realmente inspiradora y conmovedora.


Todo comenzó cuando su padrino le obsequió 60 gallinas de una granja que tenía en las afueras de Pereira, con ellas Rafael empezó a obtener algunos huevos, los vendía en su condominio de residencia y, más adelante, gracias a su esfuerzo y dedicación, su pequeño negocio le exigió más inversión, por lo que decidió dejar de gastar sus ganancias en cosas personales y reinvertirlo adquiriendo más gallinas.


Con esta nueva inversión consiguió progresar de manera exponencial su emprendimiento. Poco a poco, con lo que iba ganando, iba comprando más gallinas; tanto así que hace seis meses llegó a las 200 gallinas, una cantidad considerable si se tiene en cuenta que Rafael es totalmente independiente, aunque recibe ayuda de sus padres, él es la cabeza del negocio.


Gracias a las conexiones que tiene como jugador de golf, conoció a una de los representantes administrativos de los supermercados Cañaveral y, con ayuda de sus padres, se convirtió en proveedor de esa cadena de tiendas.


Ahora, dice Rafael, “el cielo es el límite”. Si quieren conocer más sobre el negocio de Rafael Rojas, síganlo en instagram como @huevos_redoficial, este es un ejemplo de compromiso y trabajo duro.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page