• un día

Con el corazón en la cancha

Por: Sara Carrascal, 12º




Desde sus primeros años de edad en un pueblo cerca de Bucaramanga, Mabel Martínez ha tenido un espíritu deportista que le ha marcado el camino. Primero, la enrutó en una senda de amor por el fútbol, pero que pasó a ser una senda de pasión por el basketball. A pesar de los desvíos, el camino siempre fue creado a partir del amor por el deporte.


Al principio, Mabel sentía deseos de pertenecer al equipo de fútbol, y de hecho era bastante buena. Sin embargo, debido a que era la única mujer en el equipo, nunca se le permitió jugar. Entonces, viéndose excluida y sabiendo que era una niña hiperactiva, decidió entrar al equipo de basketball (deporte que no le gustaba suficiente) y empezó su recorrido en la carrera del deporte profesional.



Debido a que Mabel no tuvo mucho reconocimiento en Colombia, surgió una oportunidad para ser deportista profesional en Argentina, algo que era imposible dejar pasar. Antes de cumplir su sueño de dedicarse al basketball de tiempo completo, Mabel trabajó en el Colegio Bolívar, donde consiguió estabilidad laboral y seguridad social, sin embargo, este empleo no le ofrecía la realización que buscaba la deportista. A partir de su insatisfacción se dio cuenta de que su corazón pertenecía a las canchas, decidió arriesgarse a dejar lo conseguido para aceptar la oferta que le hicieron en Argentina y, así, perseguir su sueño y su pasión.


En la actualidad, Mabel está muy feliz con su decisión, pues a pesar de haberlo arriesgado todo, ahora se siente realizada y tranquila; reconoce que en su proceso ha sido fundamental contar con el apoyo de su familia; y que gracias a su fortaleza, el miedo a lo desconocido nunca la alejó de su pasión.

  • Black Instagram Icon

© 2018 by TribuWeb.

  • Black Instagram Icon