• Antonia Zuluaga

Deforestación

Antonia Zuluaga


Debemos actuar tomando medidas de protección de la biodiversidad para detener la pérdida de las selvas y los bosques. Ahora, con la sanción de la Ley de Delitos Ambientales dictada por el presidente Iván Duque Márquez en Leticia, Amazonas se puede fortalecer esta promesa.


Con la creación de dicha ley se le da la bienvenida a seis nuevos delitos ambientales incluyendo la deforestación, su promoción y financiación, el tráfico de fauna, la financiación de territorios de gran importancia ecológica y la apropiación ilegal de baldíos nacionales. La legalización de la penalización por deforestación es una estrategia más para proteger la biodiversidad en Colombia. Esta ley además es “una de las legislaciones más completas que existen,” como explica el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Carlos Correa. El fortalecimiento del sistema legislativo en el gobierno colombiano es fundamental para el desarrollo ambiental. Así pues, la Fiscalía General de la Nación proveerá las herramientas requeridas para judicializar a aquellos que cometen dichos delitos. Los responsables no podrían pertenecer a personerías jurídicas o abrir locales de servicio público de acuerdo a Francisco Cruz, viceministro de Políticas y Normalización Ambiental.


Entre los delitos penalizados se encuentra el tráfico de fauna castigado con 5 a 11 años de cárcel y una multa de 300 a 40.000 salarios mínimos legales mensuales vigentes. Por otro lado, se castiga la caza ilegal con 1 año y 3 meses de cárcel a 4 años y 6 meses de cárcel, y una multa de 33 a 937 salarios mínimos legales mensuales vigentes.


La desintegración de las selvas y los bosques puede ser producto del hombre o de causas naturales. Esta puede parecer común, sin embargo su gravedad es crítica. Mediante este problema se fomentan otros problemas de carácter tanto ambiental como social. De manera que la deforestación conlleva a mayor contaminación, menor biodiversidad y mayor desigualdad social.


Los bosques suministran alimento, medicina y combustible a miles de individuos, la mayoría que se encuentran en extrema pobreza. Además, el bosque y la selva son matrices para la subsistencia de los ecosistemas. Con la deforestación vienen tales consecuencias como la degradación de la tierra, la erosión del suelo, la disminución del agua limpia y la liberación de carbono a la atmósfera.


Somos conscientes de una deforestación exterior, es decir, creemos que esta solo se encuentra en las selvas y en los bosques. Dicha afirmación es una gran misconcepción, pues este conflicto está más cerca a nuestras vidas de lo que pensamos. Observen la cantidad de construcciones industriales, de vivienda o de infraestructura que se han logrado gracias a la erradicación de la biodiversidad en dichos territorios. Preguntémonos, ¿qué relevancia tiene este problema en mi comunidad? ¿Qué soluciones puedo brindar a este conflicto?



8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo