• un día

El laberinto del fauno

Por: Juan Felipe Yusti, 11°.



El laberinto del fauno es una película hispanoamericana dirigida, escrita y producida por Guillermo del Toro. Es considerado como uno de los mejores filmes hispanos y reconocido de manera mundial, la película es una obra maestra de parte Del Toro.


Dentro de la historia nos encontramos en una España a finales de su guerra civil en el año 1944. Aquí conocemos a Ofelia, una niña de 11 años de edad que vive con su madre, quien se acaba de volver a casar con un capitán del ejército español. El capitán desea ver el nacimiento de su hijo, pero al mismo tiempo está siendo asignado a pelear contra rebeldes republicanos en las montañas, entonces decide que Ofelia y su madre se vayan al campo con él. Al comienzo del filme es claro que Ofelia no se encuentra cómoda, el hombre que ha reemplazado a su padre se muestra cruel y despiadado, tal vez ni siquiera le importe Ofelia o su madre. Ofelia comienza a explorar unas ruinas cercanas a la casa y de repente se le aparece un ser mágico, más específicamente, un fauno, revelándole que ella es una princesa de un reino perdido. Le confiesa que su rey (el padre de ella) ha estado buscándola por cientos de años. El fauno le pone tres pruebas que demostrarán que aún es pura de corazón y merecedora de volver a sentarse al lado de su padre como princesa de su reino.



Los retos que Ofelia va a tener que pasar mientras va completando sus tres pruebas, agregando las las tensiones crecientes entre el capitán, los guerrilleros republicanos y otros personajes son lo que nosotros como audiencia estaremos siguiendo en toda la película.


Para comenzar voy a decir que la historia de El laberinto del fauno está escrita de una manera muy deliberada y muy bien compuesta; presenta un contraste, una diferencia entre los elementos fantásticos y los elementos realistas que la hacen encantadora. Ver esto es como ver dos películas al mismo tiempo: un filme de época, dramático con elementos de acción; y otro como una aventura fantástica, típica de un cuento de hadas. La diferencia y el choque de estas dos orbes en la película es lo que la hace tan atractiva. Son un complemento, las escenas de puro realismo le agregan a la fantasía y viceversa, siendo compuestas de tal manera el público nunca va a sentir que los elementos están fuera de lugar.


Los personajes también están muy bien estructurados, cada uno con una clara personalidad y motivación. La audiencia llega a amar y a entender a Ofelia, se solidariza con ella, llegamos a odiar al capitán hasta el punto del desprecio, pero aun así podemos llegar a entender al personaje y de dónde viene. Todo esto no sólo es comunicado por medio del guión, también es mérito los actores, cada uno de ellos trajo a la vida -en carne propia- a su personaje.

Doug Jones (actor del fauno) y Pablo Adán (voz del fauno) no solo le dieron vida al personaje, con el uso de movimientos y palabras le confirieron un sentido misterioso, místico y en ciertos momentos terroríficos.


Lo único que me atrevo a criticar al director Del Toro es que, aunque el manejo de la cámara y la fotografía sean adecuados, el uso de la luz y del espacio rompe con la propuesta estética general.


Esta película permite señalar muchos logros como pieza cinematográfica, pero quiero ser breve y dejaré al lector con esto: El laberinto del fauno es una película muy bella, muy bien producida, la recomiendo a cualquier aficionado al cine.


P.S: Está en Netflix, solo busquen allí El laberinto del fauno y la encontrarán. No se la pierdan.

19 vistas

Lo expresado en estos artículos corresponde a la opinión de sus autores, estudiantes de la electiva de Periodismo; no corresponde a una postura institucional.

© 2018 by CBPeriodismo.

  • Black Instagram Icon