• un día

El lenguaje

Emili Quintero, 11°


Tema: Ciencias



Noam Chomsky, lingüista,filósofo, politólogo y activista estadounidense postula “la existencia de un dispositivo cerebral innato (el «órgano del lenguaje»), que permite aprender y utilizar el lenguaje de forma casi instintiva, comprobó que los principios generales abstractos de la gramática son universales y la existencia de una Gramática Universal. Hasta entonces, se creía que la adquisición del lenguaje, como cualquier otra destreza humana, se producía por medio del aprendizaje y de la asociación. Su lingüística es una teoría de la adquisición individual del lenguaje e intenta explicar las estructuras y principios más profundos del lenguaje. Postuló un aspecto bien definido de innatismo en la adquisición del lenguaje y la autonomía de la gramática”.


Parece complejo, pero se me ocurre interpretarlo intuitivamente, haciendo asociación libre de ideas, tomando como fundamento los postulados centrales del interés principal de mis escritos: hacer énfasis en que la conciencia no es la esencia de lo psíquico sino solo una cualidad de un ser inconsciente y masivo previo a ella. En su libro El yo y el ello Freud dice: “Ser consciente es, en primer lugar, un término puramente descriptivo que se basa en la percepción más inmediata y segura. La conciencia es un estado eminentemente transitorio. Una representación consciente en un momento dado no lo es en el inmediatamente ulterior, aunque pueda volver a serlo bajo condiciones fácilmente dadas. Pero en el intervalo fue algo que ignoramos. Podemos decir que era latente”.


Latente quiere decir que está ahí sin que lo sepamos, pero actúa y dirige, aunque creamos que conscientemente somos los que tomamos las decisiones según preferencias ideológicas, costumbres o gustos. Ahora, Chomsky dice que existen mecanismos básicos que son comunes a todas las lenguas y son capaces de generar una infinita cantidad de construcciones sintácticas mediante una propiedad innata que es la recursividad. Muchos la definen como biolingüística, en el sentido de que existe un módulo cerebral innato o un “instinto del lenguaje”, o podría decirse un “chip” con un software preinstalado, utilizando la metáfora del computador, con el que se construye el lenguaje.


Este módulo está compuesto por una código que podría ser parecido a uno binario, sustentado por unidades especiales que se activan por instrucciones de ‘on – off’ con el fin de integrar una sintaxis o estructura básica de oraciones que expresan las ideas mediante la utilización de los símbolos universales de la gramática: sujeto, verbo, adjetivos, adverbios artículos etc. Esto correspondería a una estructura profunda que es indefinible. Y hasta ahora no he podido encontrar cómo esta información podría estar codificada. Se me ocurre un símil: cuando uno se quiere acordar de algo, de una idea, un nombre o un poema lo primero que aparece no es una imagen de un archivo de Word, sino una sensación indefinida que no es lo que se quiere evocar y luego de un lapso aparece como palabra, idea o imagen. Freud lo define como una huella mnémica, aunque no en el mismo contexto. Pero el término huella nos da una idea más exacta. Una huella digital no es el dedo pero nos evoca su idea. De hecho es posible guardar memorias "en un cultivo artificial de neuronas vivas" lo cual es un paso significativo hacia adelante a la "integración estilo cyborg de material viviente en chips de memoria".


Oshiorenoya Agabi es el fundador de Koniku, una startup que ha creado un ‘neurochip’ con neuronas biológicas con mucha más capacidad que el chip convencional para guardar y procesar información.


No es ciencia ficción, estamos próximos a utilizar dispositivos con cerebros biológicos. Y más aún podría existir la posibilidad e instalar neurochips en nuestro propio cerebro para expandir nuestras funciones cognitivas, nuestra memoria, o me imagino, entrar en contacto de manera “telepática” con computadores y máquinas, e inclusive comunicarnos con otras personas que posean un neurochip compatible, mediante la comunicación de ideas sin el uso del lenguaje. Podrían escribirse novelas de ciencia ficción o de filosofía ficción en donde, obviando la mecanicidad del lenguaje pudiéramos integrarnos en una superconciencia colectiva sin las abstracciones del lenguaje formal y aún del matemático.


La filosofía desde sus orígenas presocráticos siempre ha tenido como fín superar la descripción abstracta de la verdad que en el proceso de la comunicación se oscurece por las diferentes escuelas de pensamiento y la incertidumbre de la interpretación interpersonal de los conceptos.


Así como Chomsky propone un módulo intuitivo para el lenguaje, se podría proponer un módulo innato para la filosofía. Constituido por un núcleo indefinido, la mayor verdad que no se puede expresar racionalmente , ni mediante construcciones sintácticas, que se mantiene en forma pura e intacta , y que capta intuitivamente el Universo, y a través de un sistema de interfaz comunica al sistema cognitivo que tiene almacenados símbolos que se adaptan a interpretaciones aprendidas y se encarga de seleccionarlos para articular un lenguaje mediante un órgano sensorial motor y así expresarlo fonéticamente o de manera escrita. Pero en este proceso la idea sufre transformaciones determinadas por sesgos ideológicos, creencias, ignorancia y aún por tendencias emocionales. Provocando falsas interpretaciones, deformaciones o adaptaciones.

  • Black Instagram Icon

© 2018 by TribuWeb.

  • Black Instagram Icon