• Martina Isaksen

Inequidad de vacunas

Problemática de pandemia:

La distribución de vacunas globalmente ha favorecido en su mayoría a los países más ricos.



La llegada del Coronavirus al mundo, ha sido una de las pruebas de resistencia más difíciles que ha tenido que enfrentar la humanidad en el siglo XXI. Gracias a la pandemia, muchos negocios, organizaciones y gobiernos han tenido que adaptarse rápidamente a nuevas formas de vivir y funcionar. También ha sido necesario buscar soluciones inmediatas y eficientes para el problema, pues sin un remedio efectivo es muy posible que la economía y el bienestar general de muchas naciones del mundo sufran consecuencias irreversibles. Por esto, la vacuna contra el COVID-19 ha sido uno de los logros más grandes del pasado año y, según la OMS, es crucial que se distribuya lo más pronto posible.


Pero la distribución de la vacuna ha sido más complicada de lo inicialmente planeado. Primero, no hay una única compañía que la esté produciendo sino que hay varias fórmulas y tecnologías diferentes que se están utilizando. Esto conlleva a que los precios de la vacuna y su proceso de distribución han entrado en competencia. De ahí que los países en el sur global, están teniendo dificultades para conseguir las cantidades necesarias para proteger a sus ciudadanos, pues la distribución de estas se limita a naciones poderosas económicamente.


Un estudio científico de enero de 2021, publicado por la OMS, encontró que en todo el mundo, hasta ahora se han administrado más de 53,78 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus. De estas, 22,55 millones de dosis se han administrado en Asia, 17,75 millones en América del Norte, 13,15 millones en Europa, 330.512 en países de América Central y del Sur y 7.000 en África. Estados Unidos es el país que tiene a más vacunados con 16,53 millones de dosis de vacuna, seguido por China con 15 millones.


Como muestra el estudio, los países con acceso más inmediato a las vacunas son los que financieramente pueden asegurarlo. China y Estados Unidos tienen acceso a la mayoría de vacunas que se administraron en sus respectivos continentes, y aunque Estados Unidos es el país con más casos de Coronavirus en el mundo, proporcionalmente su acceso a las vacunas no es equitativo.


Según la CDC de Estados Unidos, en este momento, los precios individuales de la vacuna están entre los $5 y los $15, dependiendo de la compañía que los ha producido y del método de administración. Las vacunas requieren una segunda dosis, como por ejemplo la Pfizer que en el momento de escritura de este artículo está a $14 por unidad. Aún están cambiando los precios, pues la competencia entre las empresas farmacéuticas cada vez se vuelve más intensa. Con las vacunas de Moderna, Johnson & Johnson, y AstraZeneca, la competencia solo se va a incrementar.


Según la OMS, es imperativo que todos los países logren una mayoría de individuos vacunados para poder controlar la transmisión del virus y la extensión de la pandemia, pero esto solo se puede lograr si todos los países logran tener acceso a las vacunas en directa proporción a su nivel de necesidad. Los expertos y la OMS dicen que para poder controlar la situación, por lo menos el 75% de la población de todos los países debe recibir la vacuna. Para que esto pueda ocurrir de manera eficiente el acceso de la vacuna debe ser igual para todos los países, sin importar su condición económica.


4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Lo expresado en estos artículos corresponde a la opinión de sus autores, estudiantes de la electiva de Periodismo; no corresponde a una postura institucional.

© 2018 by CBPeriodismo.

  • Black Instagram Icon