• un día

Juana Forero y el ballet

Por: Emma Aristizábal, Tomas Böhmer y Alejandro Forero






Juana Forero es una niña de 13 años que estudia en el Colegio Bolívar, actualmente cursa octavo grado. Conversamos con ella para conocer sus opiniones sobre el ballet, deporte que practica varias veces por semana (4 veces para ser más específicos), y para que la comunidad Bolívar conozca acerca del esfuerzo y dedicación que implica bailar ballet .


El ballet es considerado un arte escénica y también un deporte, esto se debe a que requiere una preparación física y mental igual a la de un deportista de élite. Además, en esta disciplina se entrenan aspectos cómo la concentración, el control de los movimientos, el equilibrio emocional, la fuerza y la agilidad; estos elementos combinan el deporte con el arte y vuelven al ballet en una práctica admirable.


A continuación les compartimos algunas de las preguntas que surgieron en nuestro diálogo con Juana, y después pueden conocer -mediante una pequeña crónica- un día en la vida de Juana Forero.



¿Cuál es la mayor diferencia entre las dos actividades que más te apasionan: el volleyball y el ballet?


-”El volleyball es mucho más colaborativo y no se puede jugar solo, tienes que tener la ayuda de todo tu equipo. En cambio en el ballet, hay diferentes variaciones, una persona puede bailar sola o en grupo, yo creo que el ballet es mucho más personal”.


¿Cuáles son las dificultades más grandes a las cuales te has enfrentado?


-”Una de las cosas más difíciles es compararse con los demás, uno normalmente tiende a ver a los otros y notar que ellos son mejores, siempre toca aspirar a ser el mejor de la clase: el que tiene mejor estado físico, el más flexible y el mejor en general, no solo en el baile sino en lo físico (cómo te ves)”.


Descríbenos un día en tu vida.


-”Me levanto a las 6:30 a.m. en los días de colegio y empiezo clase a las 7:30. Normalmente

terminamos a las 12. Si tengo tareas las hago, lo que me demoro depende de qué tan largas o difíciles son. Después, almuerzo y empiezo clase de ballet a las 4:00 p.m. Tengo diferentes clases en un día, no es solo ballet todo el tiempo, así que a las 4 comienzo preparación física, una clase enfocada en estiramientos, esto dura una hora. Aproximadamente a las 5 comienzo clase de ballet clásico que se demora una hora y media, algunos días tengo clase de contemporáneo o de variaciones de ballet, hasta las 8:00 p.m.“.


¿Qué es lo más difícil del ballet? ¿Es muy exigente física y mentalemente ?


-”Sí, es muy exigente física y mentalmente, esto es algo de lo que la gente no se da cuenta. Es triste que muchos no lo consideran deporte, ya que es una disciplina muy rigurosa. Las bailarinas profesionales tienen que entrenar horas, tienen que regular lo que comen y es también caro, por ejemplo las zapatillas se dañan muy rápido y los pagos del vestuario no son baratos. En el aspecto mental, tampoco es fácil porque como dije antes, las bailarinas se tienden a comparar entre ellas, no solamente esto sino que los profesores son exigentes y esto afecta la manera como se siente una persona.”



¿ Crees que vas a seguir en ballet en High School? ¿Cuánta de nuestro colegio crees que practica el ballet?


-”La verdad no se si vaya a seguir, ha sido muy difícil seguir en esta disciplina, más que todo en la cuarentena y en esta época de pandemia. Además, el colegio se pone cada vez más exigente, entonces no sé, quisiera, pero tocaría esperar a ver si es posible. No sé de las personas que practican este deporte, aunque había una senior (el año pasado) que estaba en mi clase, de resto no sé”.


¿Cuál es la pieza que más te gusta, musicalmente, para bailar?


-”Mi pieza o obra favorita de bailar es Cascanueces, porque me recuerda la navidad, una época muy feliz. También me encanta la música de Tchaikovsky, esta obra en general es la que más me gusta, ver pero si tuviera que escoger la que me causa más impacto sería El lago de los cisnes, siendo más específica, mi parte favorita es la entrada de los cisnes. Me parece un trabajo increíble por parte de las bailarinas y también me gusta mucho la música y el vestuario, en general es una obra increíble”.


Para cerrar esta entrevista, queremos agradecer a Juana por su tiempo y por hablarnos de algo tan personal cómo lo es su cotidianidad. Esperamos que pueda seguir practicando este deporte en High School, nos sentimos orgullos de integrantes así en nuestra comunidad Bolívar, le deseamos mucho éxito para el futuro.


A continuación, la crónica sobre un día en la vida de esta estudiante y bailarina.



El día de una bailarina de ballet





6:30: Es un martes común y corriente. Juana se levanta para un nuevo día de colegio, hoy no recibe clases virtuales, hoy es uno de los dos días de la semana que puede estar de manera presencial en el Bolívar. Se levanta cansada pero preparada para un nuevo día. Recoge su celular y contesta mensajes del día interior, mensajes que, a causa de sus horas de entrenamiento, no había revisado aún. Al terminar se prepara para comenzar un nuevo día. Abre su computador disfrutando de la mañana. Se mete a su email del colegio para prepararse. Chequea buscando cualquier mensaje o correo electrónico que le pudo haber mandado un profesor, observa sus notas en powerschool. Hoy no hay ningún mensaje. Así comienza un día común en su vida. Después se dirige a la cocina, come el desayuno. Este consta, usualmente, de arepa con huevo o arepa con queso y algún jugo de fruta. Al terminar sube de nuevo a su cuarto, se pone sus lentes de contacto y se lava los dientes. Normalmente le sobran algunos minutos extra para ver un episodio de alguna serie de Netflix.


6:55: Ya está lista para ir al colegio. Sale por la puerta de su casa emocionada por un nuevo día y se sube en el carro junto con sus papás y su hermano Alejandro.


7:00: Por fin llega al colegio. Se despide de sus papás y ellos se dirigen a su trabajo. Camina hasta el bloque donde la esperan sus amigas y espera a que suene el timbre. Hoy tiene cuatro clases. English, PE, Science y Arte.



12:00: Suena el último timbre del día marcando el fin de la jornada. Sale de su clase y se dirige hacia las banderas para abordar el bus e irse a su casa.


12:30: Al llegar a casa trata de almorzar lo más rápido posible para dedicar un tiempo a sus tareas antes de dirigirse a Ballet Capital, el estudio donde baila.



4:00:Ya es hora de comenzar clase en el instituto Ballet Capital. El programa creado por el colegio Incolballet. Su primera hora de clase es la de preparación física. Es la más importante ya que es en la que prepara su cuerpo para todas las horas de trabajo que vienen. Juana comienza estirando y haciendo algunos ejercicios de calentamiento.




5:00: Después de una hora de calentamiento por fin comienza lo que ha estado esperando todo el día. La clase de ballet clásico. Es hora de ponerse sus puntas de ballet. El zapato insignia de todas las bailarinas. El zapato rosado brillante que le alarga las piernas, la hace parecer como si flotara. Lo que todas las niñas chiquitas sueñan tener.



6:00: Contemporaneo/variaciones


Estudian y repasan todos los ejercicios de ballet contemporáneo en su repertorio. Usualmente solo repasan una obra a la vez.


8:00: A las ocho de la noche Juana se dirige a su casa, se prepara un sanduche de jamón y queso acompañado de un jugo bien frío. “Es una disciplina muy rigurosa”, dice ella, “las bailarinas se tienden a comparar entre ellas, no solamente esto sino que los profesores son exigentes y esto afecta cómo se siente una persona”. Ella lleva estos pensamientos a su cuarto, donde tiene tiempo para bañarse. El tiempo que le queda hasta las 10:30 p.m. lo usa para ver series o películas en Netflix. Una noche normal para una adolecente.



39 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo