• un día

La familia en tiempos difíciles

Sofía Arango, 11°



Es innegable que el Covid-19 tristemente nos ha aislado, ha cambiado nuestras vidas y a la sociedad en general. Sin embargo, no podemos centrarnos en lo negativo porque ello nos impide valorar el privilegio que tenemos durante este tiempo de crisis. Afortunadamente, somos una parte de la población que puede pasar estos momentos difíciles en su casa compartiendo con la familia.


Estamos acostumbrados a vivir en el incesante día a día, muchas veces sin darnos descansos o pausas activas para valorar a los que nos rodean, e incluso a nosotros mismos. Muchas veces estamos sobrecargados por la cantidad de actividades que ocupan nuestras agendas y asumimos nuestro hogar y a las personas que nos aman como un simple punto de referencia para iniciar el siguiente trabajo y no como la estación más importante en nuestras vidas. Nuestra mente tiende a vivir en el futuro: el próximo viernes, el próximo viaje, el próximo trabajo, entre otros. De esta manera escapamos inconscientemente del presente, el mismo presente que en un futuro añoramos con nostalgia.


¿Qué significa esta cuarentena para nuestras vidas? Especialmente cuando el aislamiento y la pausa es algo nuevo para nosotros. Podríamos asumir esta experiencia como una oportunidad para disfrutar con nuestra familia, mascotas y con nosotros mismos. Está en nuestras manos dejar que esto no se convierta en un padecimiento, podemos aprovechar estos días para conectarnos, re-conectarnos. Muchas veces el sonido cotidiano no nos da un silencio para escucharnos ni para entender qué es verdaderamente lo que queremos y cómo nos sentimos.

No solo somos nosotros, los estudiantes, quienes vivimos apurados a causa de la adolescencia o por los deberes del colegio, nuestros padres también se privan de compartir con sus hijos debido a sus largas horas de trabajo. Para ellos esto también puede ser una oportunidad para reafirmar esos lazos que muchas veces están desconectados, por estos días deberíamos valorar su presencia en casa; pues, aunque quisiéramos, no durarán para siempre en nuestra vida.

En mi casa hemos involucrado juegos de mesa como Pictionary y Monopolio, al igual que actividades simples como armar un rompecabezas en familia o entrenar por las mañanas creativamente. También hemos cocinado y visto películas, actividades que, en otras circunstancias, probablemente no haríamos. Me acuerdo que hace meses pedía incesablemente un perrito, y cuando lo tuve, no pude estar más feliz, pero muchas veces me ocupaba tanto en asuntos académicos, que casi no le podía prestar atención. Ahora, le he enseñado nuevos trucos junto con mi papá y disfruto pasearlo por las tardes. Para concluir, no podemos ser ignorantes a esta problemática mundial, pero sí podemos ser positivos y acordarnos que esta cuarentena, más allá de ser una obligación, es una protección para nosotros y para los demás.

  • Black Instagram Icon

© 2018 by TribuWeb.

  • Black Instagram Icon