• Sofía Ramírez

Los hombres también son víctimas

Sofía Ramírez



Oímos constantemente sobre casos de abuso sexual y asumimos que la mujer es la víctima, aunque la mayoría de veces estamos en lo correcto, esto no significa que las víctimas de abuso sean únicamente de género femenino.


Nuestra sociedad es rápida al asociar a las víctimas con las mujeres y a los victimarios con los hombres, se nos olvida que también hay víctimas masculinas. Deberíamos detenernos un momento y reconocer a los hombres que han sufrido algún tipo de abuso. Por alguna razón, o más bien, por el machismo aún existente se le resta importancia a los casos de abuso contra víctimas del género masculino, como si estos fueran menos importantes. Los hombres también son víctimas y deben ser reconocidos.


Sergi Fábregues, profesor de Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), en su estudio sobre el abuso contra niños en atinoamérica y, más específicamente, en Colombia, explica que: “En el contexto latinoamericano, un problema importante a resaltar son los pocos datos con los que se cuentan: los estudios que se han hecho hasta el momento se centran en el abuso hacia las niñas, pues hay una cierta animadversión hacia el sexo con personas del mismo sexo, un fenómeno poco conocido respecto del que existe un rechazo social bastante marcado, pues está asociado a los ideales culturales del machismo y la masculinidad hegemónica”. Como lo explica este experto, los casos sobre abusos donde las víctimas son del género masculino son casi inexistentes, yo misma he podido comprobar que son extremadamente complicados de encontrar. Esto se da ya sea porque no se le otorga la importancia que se debería a este tema o porque las víctimas no denuncian por miedo o vergüenza. La vergüenza muchas veces no solo surge por el abuso, sino también por el estereotipo y la imagen de “hombre fuerte” que se le ha dado al hombre en la sociedad, tal como lo explica Fábregues.


Entre los casos que más reportan los medios masivos de comunicación corresponden a la pederastia de parte de algunos integrantes de la Iglesia Católica. Por ejemplo, según el periódico El País de España (2021), se han conocido 356 casos y 896 víctimas en ese país desde 1930. Estas son casi 1.000 víctimas relacionadas solo con la Iglesia Española. Imagínense cuántos más hay en el mundo de los que no se habla y no se va a hablar nunca.

No estoy diciendo que las mujeres que han sido y son víctimas de abuso no son importantes, ni que los hombres no son victimarios; es solo que no se debe olvidar que los hombres también son abusados sexualmente y necesitan ayuda. Es importante recordar y aceptar que todos necesitamos tener las mismas consideraciones, los mismos deberes e iguales derechos independientemente del género con el cual nacimos.

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo